El budismo en general, y en particular el Zen, no se puede aprender leyendo un libro, ni en internet. Es una enseñanza práctica que se transmite de maestro a discípulo, de persona a persona. Por eso en el Zen es tan importante la idea de “escuela”.

Nuestra escuela es conocida tradicionalmente como Sōtō Zen, la escuela fundada en el siglo XIII en Japón por el Maestro Eihei Dōgen. Y dentro de esa escuela, el dojo Sokai se encuentra dentro del linaje, o la familia, del Maestro Deshimaru.

La enseñanza del Maestro Deshimaru se ha extendido en España a través de su discípula, la Maestra Bárbara Kosen, nuestra maestra.

¿Qué importancia tiene esto? El budismo ha viajado desde la India hasta Europa pasando por China, Japón… Y en ese viaje se han incorporado o adaptado algunos aspectos de su práctica. Digamos que cada generación, en cada lugar, ha reinventado el Zen. Pero al mismo tiempo, en el interior del Zen se conserva una tradición, una manera de hacer, una práctica. Y al hablar de una “escuela” queremos decir eso, la tradición que conserva y transmite una práctica. Esa enseñanza tiene lugar en los dojos de nuestra escuela y en el templo de Shorin-ji, en el que practicamos sesshin (retiros de zazen) junto a nuestra Maestra. 

Esa práctica, en nuestra escuela, la escuela de Kōdō Sawaki, de Taisen Deshimaru, de Bárbara Kosen, es básicamente sentarse cotidianamente en zazen y vestir el kesa.

  • YouTube
  • Instagram