• YouTube
  • Instagram

Gyoji

Proteger la práctica
"El término gyoji dokan está formado por dos elementos:

Gyoji (行持) y dokan (道 環. Gyo significa “práctica budista” y ji, “conservación y mantenimiento”. El significado que adquieren conjuntamente es “dedicación constante a la práctica”.

En algunos escritos, se utiliza gyoji como contracción de bongyo jikai (梵行持戒– práctica pura y respeto de los preceptos). En las escrituras budistas chinas, a menudo aparece la expresión bongyo jikaiy en algunos casos gyoji se emplea también como contracción de la misma. Pero especialmente en los textos Zen el uso del término gyoji suele hacer referencia a la práctica de las actividades generales cotidianas, definidas por el Zen como prácticas budistas, con plena conciencia, en lugar de significar solamente práctica ascética y respeto de los preceptos.Este uso es muy habitual en los textos Zen chinos, pero me gustaría citar un pasaje del Shobogenzo Gyoji como claro ejemplo del significado que le otorgaba Dogen Zenji:

Incluso después de que él (Huineng) se revelara ante el mundo y redicara el dharma para favorecer el despertar de las personas, nunca descuidó su piedra de amolar. Su práctica continua era algo excepcional."

(Seijun Ishii. Texto Completo en Gyoji dokan (El anillo de la Vía en la práctica continua)

Cuando decimos del Zen que es una "práctica", nos referimos a esto, a la "conservación y mantenimiento de una enseñanza a través de la dedicación constante, de la repetición de las acciones cotidianas en las que se materializa la enseñanza del Zen. Como el anillo de la Vía, el famoso Enzo del Zen, la práctica es sin principio ni final... Un Gyoji. 

Sōkai dojo zen tiene la misión de "conservación y mantenimiento de una enseñanza a través de la dedicación constante, de la repetición de las acciones cotidianas", de este modo seguimos el Gyoji de nuestros Ancestros (Sō)

Ango 2019

Vivir juntos en armonía

 

ANGO, en japonés, significa ‘vivir juntos en la felicidad’. Durante un mes continuamos la tradición que nació con Shakyamuni Buda, quien se reunía con sus discípulos durante la estación de las lluvias para convivir y practicar juntos. El Ango en su totalidad será dirigido por la maestra Bárbara Kosen, quien desde más de 40 años lo practica.

El Ango, también llamado «Campo de Verano» se desarrolla en 3 sesiones de nueve días durante el mes de Agosto.

Una sesión incluye:

Preparación con 3 zazen al día, enseñanza en el Dojo por Bárbara Kosen, conferencias sobre el espíritu de la práctica del zen, mondo: preguntas y respuestas, práctica del samu: la atención llevada sobre las acciones, la actividad material en relación con las necesidades de la vida cotidiana del templo. Diariamente también se imparten nociones de algunas disciplinas tradicionales relacionadas con el zen como la cocina zen, la costura del Kesa, Yoga, Shiatsu o medicina hina, según la sesión.

Día de descanso en el cual se puede disfrutar del agua pura de los torrentes de la Sierra de Gredos y los alrededores de la comarca de la Vera, en Cáceres.

Sesshin o periodo intensivo de práctica de zazen de 2 días y medio.

Más info sobre el Ango 2019

Sesshin del Norte

Tocar el espíritu...

Por segundo año los dojos de la Sangha de Bárbara Kosen en el Norte han organizado un fin de semana de práctica intensiva de zazen (sesshin), esta vez en Cantabria, dirigido por nuestra Maestra... Esta sesshin tiene lugar a finales de mayo, así que podéis reservar estas fechas para la próxima...

Zazen en la cárcel

Sentados en zazen, no hay diferencia entre recluso y no recluso...

Todos los sábados por la mañana dos miembros del dojo vamos a sentarnos a la prisión de Villabona (Asturias), a compartir zazen con los reclusos. Esta acción empezó en mayo de 2018. Al principio, lógicamente, no sabíamos con qué nos íbamos a encontrar... Y con lo que nos encontramos fue con una celda diáfana, zafús, y algunos reclusos interesados en practicar meditación. A lo largo de estos meses han pasado por esta celda-dojo a la que llamamos Fushin (Mente de Buda, Mente de Padre) unos cuantos reclusos, algunos siguen, otros no, alguno ha terminado su condena...

Compartir zazen con los reclusos de Villabona es algo enriquecedor para las personas del dojo que entramos allí cada sábado. Desde la celda escuchamos, en el silencio de zazen, el rumor del patio, de los pasillos del módulo, el rumor del Samsara. Nuestro fin es crear junto a los reclusos un espacio sereno, tranquilo, en el que cultivar el despertar silencioso del Zen.

Los reclusos siempre han sido generesos con nosotros, nos regalan cosas artesanales que hacen ellos mismos en los talleres que tienen en prisión, se muestran agardecidos, y compartimos con ellos nuestra alegría de la práctica. No siempre es fácil, pero siempre es posible seguir un paso más. Recibimos tanto como damos.

En otros lugares de España, y del Mundo, otros discípulos del Zen también comparten zazen en las cárceles. Leer más en Jiyu Zenkan Prisiones

Costura del Kesa

Cada puntada es un aquí y ahora

En la época del Buda los discípulos de un maestro solían vestir de manera que se les pudiese identificar. Así, los discípulos del Buda le preguntaron cómo debían de vestirse para ser reconocidos como seguidores del Despierto. Gautama Buda levantó la vista, miró a su alrededor, y dijo; "Vestíos con los campos de arroz". A partir de entonces, los monjes y monjas recogían los trapos que encontraban tirados por el suelo, los teñían de un color roto, un no color (kesa), y los cosían para cubrirse con ellos. El Kesa se convirtió así en el símbolo del monje budista, la ropa cósmica, revestirse del universo.

El Gran Kesa cubre el cuerpo del monje sentado en zazen. También existe el Rakusu, o Pequeño Kesa, que se cuelga del pecho y los monjes visten cuando están en el Templo, o van de viaje, y es también distintivo de los bodhisattvas.

En la escuela Zen de Deshimaru hay dos ordenaciones, la de Bodhisattva y la de monje / monja. El bodhisattva cose un Rakusu, que entrega a la Maestra antes de su ordenación, para recibirlo en una ceremonia en la que toma refugio en los Tres Tesoros del Budismo, Buda, Sangha y Dharma, y recibe los preceptos y un nombre en el Dharma.

La persona que se ordena monje/monja cose un Rakusu y un Kesa, que también entregará a la Maestra para la ceremonia de ordenación.

La costura es un Gyoji, una práctica constante por la que protegemos la Transmisión del Kesa. El Maestro Deshimaru enseñaba que el Kesa y Zazen son como las dos alas de un pájaro, uno y otro están unidos, entrelazados.

Ikebana

Nos gustan las flores

Nosotros creamos nuestros mundo. El cambio climático es un buen ejemplo de ello. El Ikebana, o arreglo floral, es una disciplina típica mente Zen, en la que la disposición de los elementos, agua, tallos, flores... busca preservar la belleza "sin intención" de la Naturaleza. Así, con nuestras pequeñas acciones cotidianas, también creamos nuestro mundo. En Sokai dojo zen nos gustan las flores.