Buscar
  • sokai dojo zen

Nuestra naturaleza desnuda



Kodo Sawaki

Vivir en este mundo flotante es ir de un sitio a otro persiguiendo simples títulos. Todos nacemos desnudos. Pero cuando nacemos nos ponen un nombre y nos inscriben en el registro civil. Nos cubren con ropas, nos ponen un chupete en la boca, y así sucesivamente. Cuando crecemos la gente dice; “esta persona es grande, fuerte, lista, rica”. Encontramos consuelo en las palabras, cuando en realidad estamos simplemente desnudos.

Kosho Uchiyama

Rousseau dijo; “Incluso los emperadores, nobles y las personas acomodadas nacen desnudas y pobres, y al final de sus vidas mueren desnudas y pobres”. Sin duda es así. Durante un tiempo, entre el nacimiento y la muerte, nos ponemos varios tipos de ropas complicadas. Algunos visten ropas lujosas, otros visten harapos, o uniformes de presidiario. Hay ropas de estatus, de clase, de alegría y angustia, de tristeza y comodidad, de ilusión y despertar. Todo eso no son más que ropas. Aún así, tomamos esas ropas como nuestro yo real y nos entregamos a conseguirlas por cualquier medio. A lo largo de nuestras vidas, debemos vestir muchos tipos de ropa. Espero que no olvidemos que nuestra verdadera naturaleza está desnuda, y sin perder esto de vista, examinemos las ropas de nuestras vidas y hagamos los ajustes necesarios. El Sutra del Corazón dice; “No nacimiento, no extinción, no ilusiones, no pureza”. Esto se refiere a nuestra verdadera naturaleza desnuda que deja caer incluso la ropa que llamamos “nacimiento y muerte”, “ilusión y despertar”.


The Teachings of Homless Kodo. Kosho Uchiyama and Shohaku Okumura. https://terebess.hu/zen//mesterek/Homeless.pdf


-------------------------------------


Creamos disfraces con los que ocultar nuestra desnudez. Les otorgamos gran valor y dedicamos nuestras vidas a conseguirlos... Nos sentimos orgullos de nuestros disfraces, nos identificamos con ellos. Reconocerlos y darles su justo valor. Descubrirse desnudo. El Zen, en mi escasa experiencia, consiste en ser honesto con unos mismo. Es muy difícil ser honesto con uno mismo, pero es la única salida para no hacer el payaso disfrazándose de rey.

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo